Y los nominados son Path e Instagram

Y los nominados son Path e Instagram

Marketing

Después de un par de semanas dedicándoles entradas en nuestro blog, hoy vamos a sustituir los trending topics por algo igual de popular: las historias de éxito. Y es que, a veces, los grandes nombres como Facebook o Groupon eclipsan otros triunfos, como los de Path e Instagram, nuestras estrellas de esta semana.

Ciertamente, ninguno de los dos proyectos es “desconocido”. Sin ir más lejos, aquí ya hablamos el año pasado de ellos: la aplicación de photo-sharing aparecía en la lista de Audrey Watters, “Las 10 mejores start-ups de 2010”, a la que dedicamos un post y la llamada Red Anti – Social fue la protagonista exclusiva de una de nuestras entradas de noviembre. Si vuelven a aparecer aquí es porque los buenos augurios se han confirmado, y porque son muchas las fuentes que han hablado de Path e Instagram estos días. Por ejemplo, SocialTimes “Path ha recibido 8,65 millones de dólares de fondos de capital riesgo… con esta inversión, el dinero total recibido por Path alcanza los 11,2 millones de dólares”. Y además, también han conseguido otra marca, esta vez de “popularidad”: “La compañía también reveló que más de 2 millones de “momentos” han sido compartidos por sus usuarios”.

Claro que no todo son buenas noticias. El autor cita a Om Malik (cuya opinión podéis leer con más detenimiento en GigaOM, que no es, precisamente, un fan de Path: “La compañía proclama que cientos de miles de usuarios han compartido dos millones de momentos. Asumamos que hay 100.000 usuarios de Path, lo que supondría unos 20 momentos por usuario. Y si hay 200.000 usuarios, el número se reduce a 10. No es una gran actividad dentro del site”.

¿Por qué entonces reciben tanto apoyo financiero? En SocialTimes concluyen que los inversores “están apostando más por el equipo que por el producto, lo que no es, para nada, una mala estrategia”. Es cierto que Path también ha introducido algunas mejoras, como las que cita Jolie O´Dell en Mashable, “los clips de vídeo de 10 segundos y emoticonos sencillos… y más que vendrán en las próximas semanas. Personalmente, espero una aplicación para Android”, pero no parecen que justifiquen tal inversión, ¿verdad? El punto de vista de Caroline Mc Carthy en The Social también hace referencia al equipo fundador como la clave de la confianza recibida, algo que comparte con nuestro otro protagonista, Instagram: “Los dos son servicios de photo-sharing centrados, al menos en su lanzamiento, en el iPhone, pero son muy diferentes en estructura: Instagram, con sus filtros retro y su facilidad para compartir en Twitter, Foursquare y otros servicios, está creada para la Web viral; Path permite sólo compartir con otras 50 personas, así que sitúa el foco está en las fotografías de significado personal… pero los enfrentarán el uno contra el otro, especialmente teniendo en cuenta la lista de inversores de Silicon Valley que les respaldan”. Después de un breve (pero exhaustivo) repaso a esa lista, Caroline se pregunta si “juzgar el futuro a largo plazo de una compañía basándose en cuántos antiguos empleados de Facebook la respaldan no será prematuro… aunque las buenas conexiones son todavía un as en la manga, recordemos cuando se decía que Gowalla tenía una gran ventaja sobre Foursquare por sus lazos con la elite de Facebook”.

Como hasta ahora nuestras fuentes están proyectando una imagen no demasiado positiva sobre Path, no queremos dejar de reflejar otros puntos de vista. Eso sí, nos hemos tenido que leer hasta los comentarios a los artículos citados para encontrarlos. Según Jeff Higgins, “son las restricciones de la experiencia las que, de hecho, la hacen mejor. Como ocurre con los 140 caracteres de Twitter. El límite en el número de personas con las que compartir te anima a hacerlo solo con los más íntimos. El resultado es que más gente quiere compartir cosas”. Claro, que enseguida encontramos la contrarréplica: “Twitter tiene un límite de 140 caracteres, pero esos caracteres pueden ser enormemente versátiles, gracias a los links incluidos… Limitar el medio no limita la audiencia ni el contenido… me parece que Path se ha pegado un tiro en el pie, alienando a los usuarios más socialmente prolíficos y limitando su propia promoción viral”, responde Antone Jonson. Podéis encontrar más opiniones en las respuestas al artículo de Om Malink que citábamos con anterioridad.

Pasemos a Instagram. También han recibido su buen dinero, nos cuenta Lauren Indvik. Concretamente, 7 millones de dólares Aún más importante que estos números es el hecho de que Instagram ya ha alcanzado la cifra de 1.750.000 usuarios (a finales de dicembre eran “solo” 1 millón) y de que se suben alrededor de 290.000 fotografías cada día. Y como ocurría con Path, también tiene sus novedades: “Instagram ha introducido las hashtags, que abren el servicio a campañas de marca”.

¿Y dónde reside el éxito de Instagram? Hay dos explicaciones en el artículo de Mike Ziarko en SocialTimes. Primera: “Compartir fotos; después de todo, es lo que al principio hizo tan popular a Facebook”. Segunda: “A la gente le encanta sacar fotografías y colgarlas online, pero la edición de esas fotos era un engorro… Instagram ha convertido la edición en algo tan sencillo y popular como etiquetar fotos; con los filtros instantáneos, incluso las fotografías más borrosas y aburridas pueden parecer atractivas”.

Dejemos por el momento a nuestras dos estrellas de hoy y preguntémonos cuál será “the next big thing”. Por muy importante que sea (que lo es) la confianza de los grandes inversores, aquí seguimos creyendo que son los usuarios quienes convierten a un proyecto en un éxito o en un fracaso. Su número o la popularidad conseguida son factores clave. Por supuesto, la popularidad no solo se mide en términos absolutos, sino también de presencia en un colectivo determinado. Nos explicamos. Hace unas semanas citábamos estas reflexiones de Chris Treadaway, sobre group buying: “El “secreto detallista” hace tiempo que está fuera de la bolsa, y cuantas más empresas se apuntan a hacer ofertas, más pierde el consumidor”. Lo que nos preguntamos hoy es ¿pueden ser los nichos una manera de recuperar ese atractivo? Esa es la propuesta de Fab, “Ofrecer deals diarios al estilo Groupon, para gays”: “Fab.com , ha empezado con su programa porque las deals de Groupon abarcaban demasiado. La existencia de nichos dentro del group buying representa, sin duda, una maduración del mercado… hasta ahora, muchos competidores de Groupon se habían diferenciado por la geografía: Scoop St en Nueva York o Wrazz en Seattle. La entrada de Fab demuestra que el lifestyle puede ser el siguiente elemento diferenciador”.

Del mitin al tweet elecciones y Social Media

Del mitin al tweet: elecciones y Social Media

Marketing

Un día después de que José Luís Rodríguez Zapatero anunciara su renuncia a presentarse a las próximas elecciones generales, Barack Obama lanzaba su campaña para la reelección en 2012. Que conste que no estamos haciendo ningún paralelismo; simplemente, queremos abrir nuestra propia jornada de reflexión, acerca de la presencia de los políticos y su influencia en las redes sociales.

“La política es cómo nos gobernamos a nosotros mismos… individuos hablando con otros individuos, haciendo que las cosas sean diferentes”, es uno de los testimonios de “votantes reales” que aparecen en el vídeo de lanzamiento de la campaña de Barack Obama para 2012. La reflexión, potenciada por el “It begins with us”, nos hace pensar que los Social Media van a ser tan protagonistas en esta ocasión como en su mítica primera campaña. En Mashable podemos informarnos de este lanzamiento y leer un primer análisis del mismo, que señala cómo se reflejan ciertas “limitaciones” del candidato. ¿Quizás una forma de implicar más a los votantes, resaltando que “no puede hacerlo todo él solo”?

En cualquier caso, lo que sí parece estar claro es que Obama no va a estar solo en la lucha. “Si la respuesta de los republicanos al lanzamiento de la campaña de Barack Obama sirve de indicación, los Social Media van a jugar un papel protagonista en las elecciones de 2012”, nos cuenta Todd Wasserman, de nuevo en Mashable, centrándose en dos ejemplos. El primero es Tim Pawlenty, antiguo gobernador de Minnesota, que también ha hecho su propio vídeo, disponible en su Facebook. Por su parte, Mitt Romney prefirió responder a @BarackObama con este tweet: “Espero oír detalles de su plan de empleo, ya que hay 14m de parados en América”.

Pero los Social Media no solo van a estar presentes en las elecciones en Estados Unidos, sino también en otras mucho más próximas: las de su vecino, Canadá. Después de sufrir una moción de censura Stephen Harper ha tenido que convocar comicios para el 2 de mayo, y ya se ha abierto el debate sobre si estamos ante las primeras “social media election” en este país. En el blog de sysomos encontraréis un interesante análisis de esta cuestión.

La reflexión sobre si las elecciones se han convertido hoy en día en “Social Media Elections” conecta con otra cuestión: la influencia que tienen los políticos en las redes sociales. Hace unos días encontramos un artículo interesante en Social Times, “Where do Politicians Fall as Twitter Influencers?” La conclusión, “Con sus 7.176.450 seguidores, BarackObama, es el politico más influyente en Twitter, de acuerdo con una nueva encuesta que Twitalyzer ha realizado para The New York Times”, puede parecer lógica, pero otros medios llegan a resultados muy diferentes. Por ejemplo, en la lista de los 140 mejores feeds de Twitter de la revista Time no aparece Barack Obama, y sí figuras con una repercusión mucho menos “planetaria”, como Chuck Grassley o Cory Booker.

El demócrata Anthony Weiner es uno de los pocos que aparece en las dos listas: eso sí, lidera la de Time, por ser “un frecuente y divertido usuario de Twitter”, que “sabe subir imágenes, demuestra que entiende de hashtags y no tiene miedo de reirse de sí mismo”, mientras que para Twitalyzer tiene la categoría de “Social Butterfly (influyente dentro de su propio círculo”).

Algunos resultados de The New York Times también pueden resultar sorprendentes. Por ejemplo, Lady Gaga, con 7.941.444 seguidores (las cifras que citamos son siempre las que aparecen en los estudios, no las actuales), tiene un índice de influencia de 41; alguien bastante menos popular, como Rafinha Bastos alcanza un 90 en la escala de influencia, con menos de 1.700.000 seguidores. ¿Por qué?

Encontramos algunas explicaciones en el artículo firmado por David Leonhardt: “Eric T. Peterson, el CEO de Twitalyzer, señala que algunos de los usuarios más influyentes también hacen un gran esfuerzo, respondiendo a personas mucho menos famosas, con mensajes personales”. Más datos a tener en cuenta: “Ayuda venir de uno de los cuatro países donde Twitter es más popular: los Estados Unidos, Brasil, Inglaterra y Canadá. Esto podría explicar por qué hay nombres poco familiares, al menos para los americanos, en el Top 10”.

En realidad, es una cuestión de sentido común; como siempre, una mezcla de criterios “cuanti” (número de seguidores), “cuali” (influencia) y de un uso atrayente del medio (el enfoque de Time). Como dice Pete Goold, en Social Media Today: “Un verdadero medidor de influencia no son solo lo seguidores, que simplemente reflejan el alcance directo potencial de un mensaje, sino también el “engagement” alrededor de cada uno de ellos”. Y otra reflexión que los políticos deberían tener en cuenta, especialmente en época de elecciones: “Dicho de manera sencilla… la interacción regular con otros usuarios de Twitter es un gran catalizador del crecimiento.… Si mantienes una “línea narrativa amplia”, permites a tus seguidores participar más fácilmente. Estén de acuerdo o discrepen, si es lo suficientemente interesante, será más probable que les enganches” (en traducción libre de “engage”).

Por cierto, ya que estamos hablando de redes sociales y de política, parece que vamos a tener también un “case study” en nuestro país. Después de sus acciones contra la Ley Sinde, leemos en alt 1040 que Anonymous tiene puesta su vista en las urnas o, mejor dicho, en los electores: “En las últimas horas el colectivo ha puesto en marcha otra nueva campaña centrada en España; la bautizada con el nombre de “Operación V de Vocaciones”. Aunque el autor ve objetivos compartidos con #nolesvostes, también ve diferencias, “siendo lo más evidente que lo primero es una simple campaña y lo segundo un movimiento que además de promover el castigo también está empujando el debate en torno a la actualidad política”.

Y todo debate será siempre bienvenido.

Redes no burbujas

Redes, no burbujas

Marketing

Si hace unas semanas El País concedía la portada de su suplemento dominical a Twitter, el pasado domingo uno de sus competidores, El Mundo, daba voz a unas opiniones algo menos positivas acerca de las redes sociales: las de Warren Buffet. Y es que, desde ya hace un tiempo, el debate sobre si los Social Media protagonizarán o no una nueva burbuja está muy presente.

“Warren Buffet cree que las empresas de redes sociales están sobrevaloradas”, el titular del artículo de El Mundo del pasado domingo venía precedido de un no menos demoledor “El sabio de Omaha ve una burbuja 2.0”. Es cierto que leyendo con cuidado sus declaraciones podíamos encontrar matices: “La mayoría están sobrevaloradas”, por ejemplo, si bien no lanza precisamente un mensaje tranquilizador, sí que sirve para reflejar que no todas son iguales. Y es que, siempre según Warren, “algunas serán las grandes ganadoras y taparán al resto”. El problema, claro está, es determinar cuáles serán las ganadoras, ya que “es extremadamente difícil valorar las compañías de redes sociales”. Por eso, antes que hablar de millones de valoración, quizás sea más interesante determinar primero unos “criterios” de valoración. Pero antes de comenzar con ellos, una última consideración sobre las opiniones de Mr. Buffet. Según nos cuenta Mashable (y que conste que esto no desacredita necesariamente sus opiniones) nunca ha confiado en valores tecnológicos, ni siquiera en Apple, “porque el negocio es demasiado impredecible”.

Uno de esos primeros criterios es, sin duda, la popularidad. Hablando en términos generales, ¿sigue creciendo, disminuye, aumenta más lentamente? “Detectada una tendencia a un menor crecimiento de las redes sociales en USA”, leíamos en The Slogan Magazine “Según un informe [de eMarketer] el número de usuarios de Internet en los servicios de redes sociales como Facebook y Twitter está llegando a un punto de saturación… La desaceleración del crecimiento implica que los servicios de redes sociales tendrán que encontrar nuevas formas de retener a sus usuarios y consolidar su participación”.

¿Estamos dando razón a los defensores de la burbuja? No nos precipitemos. Reflexionemos sobre esas “nuevas formas” introduciendo un concepto muy importante: innovación. “Apple, Twitter y Facebook, las empresas más innovadoras de 2011”, leemos en Baquia. En los primeros puestos también vemos nombres como Groupon, Zynga, Foursquare o LinkedIn, pero aún más importante que el ranking es esta frase: “Serán las compañías que dominarán el mundo en 2025, gracias a su actitud no dogmática y anticonvencional”.

Y es que esa innovación y esa actitud, junto con unas nuevas reglas de relacionarse con usuarios e inversores, son las claves de la diferencia entre la vieja burbuja y la supuesta 2.0. Como decía Richard MacManus, en “Are We in a Bubble”, publicado en Read Write Web, “Mi respuesta a esta pregunta nunca ha estado centrada en el dinero o en la valoración de las empresas… prefiero mirar al estado de la innovación de producto en las startups y en las grandes empresas de Internet… ¿Seguimos viendo innovación? En su mayor parte, creo que la respuesta es sí… Lo que más motiva del 2011 es que no solo estamos viendo cómo continúa la popularidad de Facebook, Twitter y compañía; también estamos viendo emerger nuevos productos que ofrecen algo nuevo y diferente”

En un artículo publicado en alt 1040, “Porque no creo que estemos ante una nueva burbuja punto com”, Elías Notario lo explica muy bien: “[En el año 2000] La bolsa tecnológica de EE.UU alcanzó un pico histórico de 5.048 puntos para comenzar posteriormente a desplomarse ya que los inversores se dieron cuenta de sus errores; habían invertido demasiados miles de millones de dólares en demasiadas empresas digitales de nueva creación que no iban a conseguir dar beneficios en plazos razonables ya que el medio —que por aquellos años no tenía la suficiente masa de usuarios para soportar semejante aluvión de oferta— se congestionó, muchas eran absurdas y las acciones de otras habían sido sobrevaluadas con fines especulativos”.

Alexander Hotz, en Mashable ve cuatro diferencias principales entre ayer y hoy. Por ejemplo, los costes de invertir en startups, que ahora son menores, luego el riesgo también lo es. Pero hay una que queremos destacar especialmente: “La dinámica entre los recién llegados y los titanes establecidos… antes se creía que las nuevas compañías tumbarían a las viejas; ahora, las grandes son las supervivientes de la era punto com”.

Esa fortaleza supone una grandísima diferencia. Citamos de nuevo a Elías Notario: “Vemos que se están produciendo inversiones de capital muy importantes, pero la mayoría se concentran en los actores de auténtico peso (como pueden ser Facebook, Zynga, Twitter o Groupon)”. Y no solo hablamos de fortaleza de empresas, sino también de mercado futuro: “La primera gran diferencia entre la red de los años 90 y la de hoy es que la cantidad de usuarios que acceden a ella habitualmente ha aumentando de una forma espectacular, crecimiento que además no tiene visos de parar en los próximos años… además, estos navegan mucho más y utilizan Internet para toda clase de cosas con toda naturalidad. Es decir, que la Internet actual tiene capacidad para absorber gran cantidad de oferta”

Vamos con otra diferencia más. Como responde una de nuestras autoras favoritas, Dolors Reig, cuando le preguntan en Read Write Web España si estamos ante una burbuja, “hemos recuperado algo esencial en el ser humano, la posibilidad de desarrollar nuestra sociabilidad y no vamos a renunciar fácilmente a ello. Fue ese, precisamente la escasa interactividad, uno de los principales problemas de la burbuja de las punto com.”

Precisamente gracias al timeline de Dolors Reig, llegamos a la última fuente que os queremos recomendar hoy, las opiniones de Brad McCarthy en The Next Web, “A technology bubble? History says no”

Sus argumentos ya han aparecido en este post, pero nos gusta cómo compensa ese “miedo” que pueden causar ciertos movimientos aparentemente alocados de inversores con esta reflexión: “Nos hará bien a todos darnos cuenta de que los principales jugadores de hoy son los que supieron superar las dificultades financieras de hace 11 años”.

Eso sí, basta leer los comentarios a este último artículo para ver que el debate está muy abierto. Esperamos vuestras aportaciones.

Si tienes un negocio Tumblr puede ayudarte

Si tienes un negocio Tumblr puede ayudarte

Marketing

Que Twitter siga batiendo récords de crecimiento en España, que todo lo relacionado con Facebook, incluso el perfil de la mascota de Mark, sea siempre noticia o que Google esté intentando (o no) crear su propia red social, no quiere decir, ni mucho menos, que estas sean las únicas plataformas de las que merece la pena hablar. Hoy queremos ocuparnos de dos que teníamos un poco “abandonadas”: LinkedIn y, muy especialmente, Tumblr.

Es cierto que se ha hablado mucho de Twitter estos días; entre otras razones, por su histórica portada en El País Semanal. El reportaje de Delia Rodríguez ha generado múltiples opiniones, positivas, negativas y toda la gama intermedia, pero lo que nadie le puede negar es que consiguió que los 140 caracteres estuvieran más presentes que nunca un domingo. Por su parte, el rumor, posteriormente desmentido, del nacimiento de la nueva red social de Google, junto con “el lavado de cara de Blogger” también convirtió en protagonistas a los de Mountain View. Sobre Google Circles, por cierto, os recomendamos el (como siempre) muy interesante post de El Caparazón con el que nos acostamos este lunes: “Google Circles, verdades, mentiras, estrategia y lo más importante: el concepto”; además del análisis de su viabilidad lo más interesante es la reflexión sobre qué hay detrás del nombre: “Refiere una idea potentísima: la de estratificar los grupos con los que compartir distintos mensajes, permitir crear distintos círculos de confianza… a imagen y semejanza de lo que resulta natural cuando nos relacionamos offline”. Dolors Reig también incluye una presentación que sirve de anticipo al último libro de Paul Adams. ¿Su relación con el proyecto de Google? El título os dará una pista: “Social Circles”.

Pero hay otras redes que también siguen trabajando, y bien, introduciendo mejoras en su usabilidad para abrir más nuestro abanico de posibilidades. Desde hace ya un tiempo (entonamos el mea culpa) queríamos hablar de una de ellas: Tumblr. Un reciente artículo publicado en Social Times por Kelsey Blair, nos sirve de “excusa”. Especialmente por su enfoque, centrado en sus posibilidades como plataforma empresarial.

“Why Your Small Business Should Consider Tumblr” comienza con esta afirmación: “Hay un montón de decisiones que tomar cuando llevas un pequeño negocio, y elegir qué plataforma de blogging utilizar es una parte muy importante de las estrategias de marketing y relaciones públicas”. Queremos señalar este punto de partida, porque refleja que el debate no está en si los “pequeños negocios” necesitan tener un blog o no, sino dónde tenerlo. Siendo esto un blog, no vamos a cuestionar tal planteamiento, pero, al parecer, muchos otros sí lo hacen. El mismo día que El País publicaba “Twitterrevolución” podíamos encontrar en el suplemento Negocios un artículo que, con el titular “Las marcas no hablan con sus consumidores”, nos ofrecía conclusiones como “solo tres de cada diez empresas ha creado un blog institucional” .

Continuemos con el artículo de Social Times. Hablando de sus pros y contras, Kelsey afirma que “WordPress parece, sin duda, la plataforma de blooging más atractiva: tiene más elementos personalizables, una gran comunidad y buenas herramientas de SEO…” ¿Entonces? “Si tu negocio carece de tiempo o de staff técnico, o si vas a ser tú quien haga la mayor parte del blogging, Tumblr puede ser una excelente opción”. ¿Por qué? “La interfaz de Tumblr está diseñada para un blogging rápido y fácil. Si quieres lanzar mensajes incluyendo imágenes, vídeo, audio y links de forma rápida, Tumblr está diseñado para ayudarte”.

Es justo reconocer que en al artículo también se señalan debilidades de Tumblr, carencias y limitaciones que se presentan cuando lo comparamos con otras plataformas. Pero, una vez más, quizás no sea algo tan negativo. Como sabemos todos, la herramienta más adecuada es aquella con la que nos sentimos más cómodos y a la que sacamos más partido; infrautilizar la más avanzada no es algo ni inteligente ni rentable, en términos tanto económicos como de imagen: “La tecnología puede ser muy intimidante… Solo porque empieces tu blog en Tumblr no significa que necesites quedarte ahí para siempre. Míralo como una oportunidad que te permite adaptarte al medio, sin compromisos… Si eres una pequeña compañía, o una compañía de una persona, merece la pena tener en cuenta a Tumblr”.

Siguiendo con Tumblr, otro artículo en Social Times nos hablaba de una nueva mejora en Tumblr, “Explore Pages”, un avance sobre las “etiquetas”: “Permite a los usuarios ver los post sobre los topics que más les interesen… Tumblr continúa creciendo, reconociendo la diversidad de los intereses de sus usuarios y creando un sistema de filtros, una excelente forma de expandir esa base de usuarios”.

Dejamos Tumblr para hablar de nuestro segundo protagonista de hoy, LinkedIn. En un artículo publicado en Giga Om nos informan de su última incorporación, LinkedIn Today, que “esperan que funcione como un Twitter especializado para redes profesionales… Aunque algunos creen que tiene una oportunidad de convertirse en el “Wall Street Journal de las Social News”, queda todavía por ver… si no es otra “copycat social feature” que [los usuarios] apenas emplearán”.

El autor del artículo, Mathew Ingram, tiene una postura ambivalente: “El nuevo servicio compila una lista de links relevantes teóricamente personalizada o, al menos, centrada en los topics o en la industria, de las personas a las que sigues o con las que estás conectado vía LinkedIn”, pero “si el link más compartido número uno es acerca de Charlie Sheen” entonces, ¿aportará algo diferente LinkedIn Today que no puedas encontrar en Yahoo News?

Como siempre, serán los usuarios los que conviertan a LinkedIn Today en una buena idea, o los que obliguen a LinkedIn a modificarla hasta que al final sí lo sea. En cualquier caso, nos encanta que siga habiendo mucha vida más allá de Twitter, Facebook o Google.

Periodismo y Social Media

Periodismo y Social Media

Marketing

Repasando la actualidad de las redes sociales encontramos muy a menudo una misma palabra: fin. “El fin del RSS”, “El fin del blog” y también, muy especialmente en las últimas semanas, “El fin del periodismo (tradicional)”. Hoy vamos a cuestionarnos la veracidad de esta última afirmación desde dos perspectivas complementarias: la de una de las fuentes más representativas del mundo de los Social Media, Mashable, y la de un blog centrado en el presente y en el futuro de los medios, 233grados.

Los recientes acontecimientos en el mundo árabe (las “revoluciones Facebook”) han servido para que algunos duden del papel de los medios tradicionales. Pero esas mismas redes sociales también pueden ser una excelente herramienta de trabajo. Lo dice Vadim Lavrusik, el autor del artículo “Facebook´s Growing Role in Social Journalism” que podéis encontrar en Mashable: “Aunque Facebook recibió un gran crédito por ayudar a los egipcios a organizarse durante lo que se ha llamado la Revolución del 25 de Enero, también ha sido ampliamente utilizado por los periodistas para contar lo que está sucediendo en el norte de África y Oriente Medio. Riyaad Minty, el responsable de Social Media de Al-Jazeera English, opina que los sucesos han demostrado el importante papel de Facebook para permitir a los periodistas monitorizar activamente las revueltas y la situación real”.

Unas revueltas que, lamentablemente, también han tenido su lado oscuro, algo que es necesario conocer para verlas con menos ingenua simpatía y más sincero realismo. Un lado oscuro que han sufrido nuestros protagonistas de hoy, los periodistas, y de una manera especialmente terrible, mujeres periodistas como Lara Logan Y no estamos hablando de ataques perpetrados exclusivamente por defensores del viejo régimen, sino también por supuestos manifestantes pro-liberación.

Intentemos continuar con nuestro asunto de hoy. Vadim Lavrusik centra su artículo en las futuras aplicaciones periodísticas de Facebook: “A pesar de que Twitter sigue siendo la plataforma social a incluir como herramienta de trabajo, se está produciendo un lento cambio hacia Facebook, porque los reporteros están descubriendo su utilidad”. Para el autor, las claves principales de esa utilidad son las siguientes:

– Un directorio de fuentes de más de 500 millones de personas

– Storytelling social

– Contenidos de comunidades

– Herramienta de distribución

– Plataforma de entrenamiento para periodistas

Más que de futuras posibilidades, en 233grados nos hablan del presente: “Los medios ya están en Facebook, ahora analizan cómo y para qué”. Leemos: “El primer paso que han dado las redacciones más grandes, e incluso algunas de las pequeñas, es nombrar un gestor de redes sociales y nuevos medios… que se encarga de trasladar a cada plataforma los contenidos de su periódico, movilizar a los usuarios, responderles cuanto consideren oportuno (que suele ser pocas veces) y apuntar cada nuevo seguidor como un tanto hacia un objetivo cuantitativo del que muchos reniegan en público y festejan en privado”.

En muchas de las preguntas que se plantean los medios podemos vernos todos reflejados: “¿Hay que crear un único canal para el medio o un canal por cada sección? ¿Cómo tenemos que responder o intervenir en la conversación? ¿Cuántas noticias podemos enviar antes de ser considerados spam?“ La respuesta que han encontrado es estar presentes de una manera, por llamarla de alguna manera, mixta: “Mientras una parte de los medios mantiene un único canal en la red de microblogging (Twitter), otros han optado por abrir una cuenta por temática o sección, para que la información que reciben los usuarios sea más afín a sus intereses”.

Otro de los puntos más interesantes del artículo de 233grados es su repaso de los medios españoles, que “también están ocupados en diseñar y ajustar su estrategia en Facebook y probar nuevas funcionalidades de la red social, como la integración de los botones de “Me gusta” y “Compartir” en sus propios reportajes y artículos”. Algunos medios mantienen esa presencia única en Facebook (20 minutos), mientras que otros siguen el esquema combinado: ABC con una cuenta central y dos específicas (corresponsales y hemerotecas), El País (específicas para Babelia y El País Semanal) o El Mundo, con una segunda cuenta para Yo Dona.

Pero aún más importante es esta reflexión final: “Encontrar los caminos para sacar partido de esa conversación que se produce alrededor de las noticias y que, de las páginas de los periódicos, se está moviendo, cada vez más, hacia las redes trenzadas por amigos y fuentes de confianza”. Precisamente, en páginas consecutivas de un periódico (la edición impresa del 6 de marzo de El Mundo) encontrábamos las opiniones de dos grandes figuras, del periodismo y de las nuevas tecnologías, Iñaki Gabilondo y Nicholas Negroponte. Dice Gabilondo: “Siempre ha habido y habrá nuevos aparatos, que al final terminas manejando. Ése no es el asunto… Los principios del periodismo clásico han valido, valen y valdrán… Es fundamental que un profesional recoja la información, la ordene y la distribuya”. En esencia, el gurú del MIT está de acuerdo con él; al preguntarle si la proliferación de blogueros y ciudadanos – periodistas contribuye o no a crear un mundo más informado, responde: “En general, un mundo está mejor informado cuantas más voces y más puntos de vista haya”, pero también “es necesario una nueva forma de periodismo que diferencie el grano de la paja”.

Y es que al proporcionarles un acceso más rápido a un número mayor de fuentes, una capacidad de respuesta instantánea y una conexión en tiempo real con lo que está sucediendo, los Social Media son, en realidad, el sueño de todo periodista.

Gamification y Community los juegos dan resultado

Gamification y Community, los juegos dan resultado

Marketing

Quizás porque ya está a punto de empezar el primer fin de semana después de nuestro cumpleaños, algunos ya tenemos la cabeza puesta en esos nuevos juegos a los que vamos a dedicar horas y horas. Pero, como el viernes sigue siendo día laborable, vamos a hablar de ellos desde un punto de vista estrictamente profesional. El (últimamente) muy famoso término gamification es nuestro protagonista de hoy. ¿Qué es? ¿Un punto de inflexión en la historia del marketing y los Social Media? ¿Un nuevo “palabro” para designar a mecánicas y procesos que ya se conocen y aplican desde hace tiempo? En homenaje a la reciente Gamification Summit de San Francisco (a la que nos fue imposible asistir por problemas de agenda) recuperamos aquí las reflexiones de unos cuantos expertos. O gamers.

Situemos el tema. Partimos de esta definición “oficial” (al menos, es la que aporta The Gamification Enciclopedia, en la que encontraréis más de 200 artículos sobre este tema): “Gamification es la aplicación de los elementos básicos que convierten a los juegos en divertidos y atrayentes a cosas que no son consideradas como juegos”. Continúan: “Creemos que es una de las mayores tendencias de nuestro tiempo, y cambia radicalmente la manera en que vivimos e interactuamos con todo lo que nos rodea. Las posibles aplicaciones de las dinámicas de juego son casi infinitas, y muchos creen que tendrá impacto en todo, desde la web a la educación, desde la salud al trabajo”. Entre los ejemplos que citan (y que uno de nuestros expertos también incluirá en su análisis) están las badges de Foursquare o los “Frequent Flyer Programs”.

Sin duda, es una afirmación ambiciosa y polémica, porque también “muchos otros” creen que este término no está descubriendo nada nuevo: “La “hora feliz” es básicamente, una dinámica de juego de cita: si llegas a cierto lugar en un cierto momento, te llevas una bebida barata”. Y que conste que el autor de la frase, Jase Bell no la emplea en un sentido negativo, sino todo lo contrario. Para negativa, la visión de Phil Shenk en Gravity Bear (Gamification? = bullshit). Después de leer la definición de gamification en una entrada de la Wikipedia (la misma que nos ha llevado hasta su artículo) opinaba “Hasta ahora, lo que he leído sobre gamification tiene algunos puntos buenos, pero todavía no he escuchado nada que merezca la pena convertir en un modelo de negocio… Parece que la idea va de que otorgando ciertos incentivos – recompensas a usuarios – jugadores por hacer algo, se consiguen mejores resultados, pero, ¿no es eso simplemente buen marketing?” Phil se anima y después de afirmar que si la gente pasa más tiempo intentando ganar recompensas en los juegos que en la vida real es, simplemente, porque en la vida real es más probable que no las consigan, concluye que “las empresas inteligentes ya emplean esas técnicas, y probablemente las llevan empleando desde el amanecer de la civilización”.

Vamos a ver si ayudamos a Phil. Un modelo es justamente lo que critica (constructivamente) Irving Faing, CEO de CrowdTwist en un “guest post” publicado en SocialTimes, con este encabezado: “Gamification no equivale a lealtad sostenida a largo plazo”. En él habla de la “Gamification Theory” de Gabe Zichermann (@gzicherm), el modelo SAPS (que afirma que las personas estamos motivadas por cuatro factores principales; por este orden, Status, Access, Power and Stuff).

Irving comienza reconociendo la importancia del concepto gamification, aunque con reservas: “Zynga, Playdom y muchos otros nos han mostrado el poder de unir un juego atractivo y divertido con una red de amigos, para impulsar visitas continuas y generación de ingresos. Si bien hay lecciones que podemos aprender de ellos, tenemos también que desconfiar de lo que implica un concepto demasiado simplificado de gamifyng”. Y después, entra a comentar el modelo de Gabe (“El líder de pensamiento más importante de esta área”). “Como se esperaba en un medio intrínsecamente virtual, hasta ahora gran parte del trabajo en esta línea ha sido del tipo virtual. Cojamos el ejemplo de Foursquare: haces check in en lugares y ganas badges a cambio de tu lealtad. ¿Y qué haces con ellas? Nada, en realidad. Foursquare rápidamente se dio cuenta que necesitaban recompensas tangibles… A largo plazo, las badges, por sí mismas, no mantienen a los usuarios en el site”.

Su teoría es que hay otro factor o beneficio que funciona por encima de los cuatro del modelo de Zichermann: Community “¿Qué son el estatus, el poder o incluso “las cosas” sin una comunidad a tu alrededor para validarlos? ¿Tendría valor ser el primero en entrar en el avión si solo hubiera tres pasajeros más en el vuelo? Probablemente no. Aquí se encuentra el elemento crítico del éxito de las empresas de social gaming: están construidas sobre una comunidad ya existente, así que se produce una validación y reconocimiento de los logros”. Concluye: “Nada es más poderoso que el estatus, acceso y poder que conseguimos mostrando nuestros logros a la comunidad… Las empresas que ganarán este juego son aquellas que puedan proveer SAPS dentro de una comunidad pequeña (website, juego, programa de salud, etc.) y al mismo tiempo proveernos de “valor en el mundo real”, el “stuff” que nos ayuda a incrementar nuestro estatus y poder en la comunidad principal”.

¿Un ejemplo? Las vacaciones de snowboard y gastos pagados en Colorado que consiguió con las millas ganadas en sus viajes y que estuvo “entusiasmado” de mostrar a sus amigos y familia, sobre todo porque “no tuve que gastarme ni un centavo para llegar allí”. Lógico, ¿no?

Las últimas reflexiones sobre gamification pertenecen a, como no podía ser de otra manera, la autoridad citada por Irving, Gabe Zichermann. Podéis encontrar muchas más en The Gamification Blog ; para no alargarnos más hemos preferido traducir un extracto del Q&A que protagonizó el 12 de enero en JWT Inteligence.

– Hablas del “Big G gaming” (videojuegos) contra el “Little g gaming” (mecánicas de juego aplicadas a otras actividades). ¿Cómo está cambiando el concepto “juegos”?

– Di una charla en el New York Tech Meetup. Había unas 700 personas en la habitación y comencé preguntando, “¿Cuando digo la palabra “juego”, cuántos pensáis en World of Warcraft?” El 30% levantaron la mano. “¿Cuántos pensáis en FarmVille?” El 30% levantaron la mano. “¿Y cuántos en Foursquare?” Solo 10 la levantaron, pero hace nueve meses el número hubiera sido cero… Ese salto en la definición de juego es una gran parte del concepto gamification… Hemos estado expuestos a los juegos y ahora estamos empezando a solucionar problemas empleando metáforas y técnicas aprendidas en los juegos.… Parece poca cosa, pero es un cambio profundo.

– ¿Cómo el concepto gamification está cambiando el marketing?

– Para el marketing, está reescribiendo la economía, tanto en términos de obtención de clientes como de programas de fidelización. Gamification es, en esencia, un proceso, y como tal, es diferente para cada uno. No es un mago detrás de una cortina que mueve su mano y hace que todo sea más divertido. Es progresivo. Y continuo. Creo que toda empresa tendrá un chief engagement officer cuyo trabajo estará exclusivamente centrado en el engagement, algo muy diferente del marketing; es una posición muy especializada”.

eres de groupon o de google

¿Eres de Groupon o de Google?

Marketing

Lakers vs. Celtics. Nadal vs. Federer. Esas rivalidades ya son cosa del pasado. Tenemos un duelo más interesante a la vista, en la Liga del Social Commerce. Nos lo anticipaba Dennis Lynn en nuestro primer post del año: “Google tratará de lanzar su propia especie de red social”. Pues no ha terminado el mes de enero y ya tenemos noticia, el futuro lanzamiento de Google Offers. Algo que podríamos definir como “Si no puedes unirte a tu enemigo (Groupon), lucha contra él”.

Lo contaba, en exclusiva, Ben Parr en Mashable: “Google to Launch Groupon Competidor”. Un competidor muy inspirado en su rival que, por cierto, acaba de conseguir dos Crunchies en los Tech Oscars: “Mejor Aplicación de Social Commerce” y “Mejor CEO de una startup”. Decía Ben: “Google Offers trabaja Grouponbásicamente como Groupon o LivingSocial. Los usuarios reciben un e-mail con una “oferta local del día”. Después tienen la oportunidad de aprovecharla dentro de un determinado límite de tiempo (asumimos que 24 horas). Una vez que un número suficiente de personas han realizado la compra, los usuarios consiguen esos ya demasiado familiares 10-dólares-que-valen-20 para ese restaurante indio que nunca han probado”.

Quedémonos con el término “local”, al que volveremos en un par de párrafos. Pero, ¿es Google Offers una venganza por el fracasado intento de compra de Groupon que se convirtió en una de las grandes noticias del final de 2010? Según la contestación que Google dio a Ben, no: “Google se está poniendo en contacto con pequeños negocios para conseguir su apoyo y participación en un programa test de ofertas y bonos de prepago. Esta iniciativa es un esfuerzo para desarrollar nuevos productos, que conecten a los negocios con los consumidores de nuevas maneras”.

La noticia se difundió rápidamente por todos los medios, incluida la prensa de información general de nuestro país. Como señalaron muchos, “Offers tiene a mano las herramientas Google necesarias para el negocio: Checkout -como sistema de pagos-, el correo Gmail y la red social Buzz, aunque también incluiría a Facebook y Twitter”. Pero aquí hemos preferido traducir un artículo posterior del mismo Ben Parr, que tan solo unos días después de su exclusiva firmaba el análisis “What Does Google Offers Mean for Groupon?” En otras palabras, ¿le afectará? Suponemos que Andrew Mason no estará muy nervioso, a juzgar por sus últimas declaraciones; tan pronto se compara con ¡Arnold Schwarzenegger!, como afirma no tener miedo de Facebook, pero, en cualquier caso, aquí está la opinión de Ben Parr:

1) Cómo afectará a Google

Como decíamos, la clave está en el término “local”. A Google le interesaba la compra de Groupon precisamente para “tener la delantera en la publicidad de la empresa local… Si todo va de acuerdo al plan, el gigante de la búsqueda será tan inundado de ingresos de publicidad local que podría comprar una docena de Groupons”. Continúa desarrollando su análisis: “Google ya cuenta con una importante red de publicidad a través de AdWords y AdSense, pero no tiene el foco en lo local… Al integrar las ofertas diarias en esa red, Google puede rápida y fácilmente ganar visibilidad para las empresas… Conseguir usuarios tampoco es ningún gran desafío. Un simple vínculo en la página principal de Google sería suficiente para poner las cosas en marcha”. Además, están las promociones en las búsquedas locales, Google Maps… Otra ventaja añadida es que “el reconocimiento de marca de Google legitimaría automáticamente su servicio”. Y no necesitaría una fuerza de ventas tan grande como la de Groupon para convertirse, instantáneamente, en “un importante jugador en este mercado”.

2) Cómo afectará a Groupon

Su palabra clave es “resiliencia” (en su primera acepción: “Capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas”). Afirma Ben: “Si Groupon ha demostrado una cosa es que este mercado es enorme. Tiene suficiente espacio para Groupon, para LivingSocial (que está on fire gracias a Amazon) y para cientos de clones de todos los tamaños diferentes”. Pero “Groupon también tiene una enorme ventaja, gracias a su fuerza de ventas masiva, el reconocimiento de marca que han ganado por sí mismos y toda su financiación… Andrew Mason y su equipo han demostrado que pueden superar a la competencia, a pesar de tener un producto que puede ser copiado fácilmente. Google, por otra parte, tiene todavía que demostrar que puede construir un producto de éxito social”. Groupon, además, también desarrolla sus innovaciones (por ejemplo, Groupon Stores, y “Aunque admito que es solo mi propia hipótesis, Mason ha resultado muy capaz de predecir las tendencias tecnológicas y de negocio… creo que es una apuesta segura decir que está preparado para la entrada de Google”.

Más argumentos para esta última opinión: John J. Sviokla, que fue profesor de la Harvard Business School, defiende que hay cinco lecciones básicas que todas las empresas podrían aprender de Groupon:

1) Hacer la interacción súper simple.

2) Crear un “sentido de la urgencia” entre los consumidores.

3) Motivar a los consumidores a conseguir consumidores (el “word of mouth” es inútil salvo que se convierta en más ventas).

4) Hacerlo divertido: el tono de Groupon no tiene ese aspecto de “otros cupones aburridos”

5) Hacerlo fresco: ofertas nuevas todos los días.

Por cierto, la “profecía” de Dennis Lynn que incluíamos en nuestra introducción acababa en el “fracaso miserable” de Google. Pero sólo el tiempo pondrá a todos en su sitio, ya se llamen Groupon, LivingSocial o como sea.

Dejamos a las empresas de comercio social para referirnos al resto de actores del mercado, los negocios y los usuarios. Se da por asumido que a los dos les beneficia que el sector siga creciendo, pero hemos encontrado una interesante reflexión de Chris Treadaway, también en Mashable: “Why Group Buying Is Leaving Local Business Behind”: “El atractivo de Groupon, LivingSocial y otros era que las pequeñas marcas, compañías y negocios podrían alcanzar potenciales nuevos consumidores, y los consumidores recibirían grandes ofertas en productos y servicios que de otra manera no probarían… Estas “early deals” fueron de un valor extremadamente alto para los consumidores, pero tanto en precio como en EXPERIENCIA. El restaurante bonito que siempre quisiste probar, el masaje que estabas necesitando pero que aplazabas… esas eran las ofertas que a nosotros, como consumidores, nos encantaba recibir en nuestras bandejas de entrada… Pero, seamos honestos, el “secreto detallista” hace tiempo que está fuera de la bolsa, y cuantas más empresas se apuntan a hacer ofertas, más pierde el consumidor… Las principales plataformas ahora están buscando a las grandes marcas nacionales e internacionales (Gap, Amazon), mientras la “promesa local” desaparece”.

¿Es la opinión de Chris una versión actualizada del viejo debate “comercio minorista vs. “grandes superficies”, un aviso que, no importa su rápido y firme crecimiento actual, Groupon y sus competidores deberían tener en cuenta, o el “comienzo de la segunda ola del social commerce”?

El debate está abierto.

Midiendo la rentabilidad de los Social Media

Midiendo la rentabilidad de los Social Media

Marketing

Social shopping vs. social commerce, gamification, geolocalización… Acabamos de empezar 2011 y ya tenemos unos cuantos protagonistas del año. Tiempo tendremos de hablar de todos ellos, pero hoy queremos recuperar otros issues clásicos: ROI, tracking… Vamos a hablar de cómo se puede medir la eficacia y la rentabilidad de los Social Media traduciendo un interesante artículo de Prashant Suryakumar, “The New Metrics for Social Marketing”.

Pero antes de empezar con él también vamos a aportar nuestra selección de artículos sobre otra de las grandes estrellas del mes: Quora. Comenzamos con una visión muy positiva, la de Azam Khan en Social Times titulada “El incuestionable ascenso de Quora” ¿Razones? “Ha aprendido de otros sites de Q&A. Yahoo Answers es el dominante, pero le falta sociabilidad”. De hecho, el éxito es tan indiscutible que puede convertir a la red en objetivo de los “grandes”: “Aunque Quora es joven, puede ser una compra atractiva para Google, que está intentando parecer “social” antes de que sea demasiado tarde”. El enfoque de Heather Whaling se centra más en lo que aquí nos ocupa: la rentabilidad. Y enumera “9 maneras de sacarle más partido a Quora”: “Potenciar la experiencia del consumidor, investigar a la competencia, conectar con los periodistas, adoptar el “diálogo largo” (por oposición a Facebook o Twitter), expandir tu red, establecer tu nivel de expertise, acortar el periodo de aprendizaje o crecimiento, cultivar las relaciones ya existentes y convertirse en una mina para identificar los hot topics”.

Por supuesto, no todo son alabanzas. También hay algunos analistas que prevén importantes desafíos para el futuro. Es el caso de Kelsey Blair en “5 challenges Quora Will Face as it grows”. Por cierto, ninguno de ellos es el desarrollo en varios idiomas, que por aquí afecta bastante. Así que vamos a dejarnos de tanto inglés para acabar nuestra selección con Dolors Reig, en El Caparazón “Quora representa también la necesidad de un filtro, de la curación de contenidos que se presenta como única solución a la sobreabundancia que vivimos”.

Back to business. Vamos a traducir el artículo que mencionábamos en nuestra introducción, “Making Data Relevant: The New Metrics for Social Networking”, publicado en Mashable. Comienza con una aclaración: “El comportamiento de grupos es dinámico y siempre está dentro de un contexto específico, por lo que es difícil, sino imposible, construir una solución que encaje en todos los casos”. Así que el autor aporta un “marco”, un camino para entender el quién, qué, cuándo y dónde del social targeting. El siguiente paso es, obviamente, integrarlo dentro del marketing tradicional y CRM. Vamos con él.

1) Invertir en obtención de datos. Los Social Media son un sistema de comunicación de dos vías: las empresas necesitan invertir en “capacidades de escucha” que capturen las actividades de sus clientes online, actuales o potenciales. Como los datos, cuando son abundantes, también son por naturaleza desestructurados, después es necesario integrar esa información con los análisis de comportamiento web, encuestas de marca, etc.

2) Monitorización en tiempo real. Una conversación online tiene una duración de vida media de dos días. Las empresas deben, por tanto, responder en tiempo real. Necesitan entender no solo el contexto y el contenido de la conversación, sino crear también un mecanismo de respuesta efectivo.

3) Sentiment Analysis. Una queja habitual es que las herramientas actuales no son capaces de clasificar los comentarios sobre las marcas, pero pensemos en una conversación que hayamos tenido en la última media hora. ¿Cuántos comentarios eran, sin ninguna ambigüedad, negativos o positivos? No muchos. Conseguir un 20% de sentiment mapping para comentarios individuales es una cifra muy alta. Además, es fácil medir el “sentimiento general” de la conversación. Las empresas deben centrarse en un sentiment analysis de conversaciones, no de comentarios.

4) New Metrics. Deberíamos continuar desarrollando tres categorías de medición; las que nos ayudan a entender conversaciones y compromisos, a identificar a individuos influyentes y las que sirven para medir el impacto holístico de las actividades en los Social Media.

5) Interacción entre ruido, branding y ventas. Medir causa y efecto entre estos tres elementos puede mostrarnos diferentes dinámicas para diferentes grupos de productos. Por ejemplo, la campaña de Old Spice en Social Media consiguió un incremento del 800% en la interacción de Facebook y un 107% en ventas. Hay una relación entre cifras, pero no necesariamente de 1:1.

6) Mecanismos de tests. Los mecanismos que miden la efectividad de los comentarios en los Social Media permiten que las empresas aprendan y se adapten rápidamente. Algunos ejemplos de tests: ¿Cuál es el impacto de las actividades de la competencia en el ruido que generamos? ¿Cuál es el tipo de comentarios que funcionan para vender un producto o servicio? ¿Cuál es el momento correcto para contactar a los individuos influyentes?

7) Segmentación de comportamientos. La segmentación basada en la actividad es muy diferente a la segmentación demográfica tradicional, y está impulsada por la diferencia entre los consumidores y los compradores de un producto. Las empresas pueden trazar paralelismos con el marketing tradicional y construir un mecanismo específico para Social Media.

8) Crowd Behaviour. Las empresas necesitan entender que las redes sociales emulan las interacciones en el mundo real. Los análisis deben complementarse con una profunda comprensión de cómo los humanos interactúan social y psicológicamente, para estimular la conversación dentro de una comunidad.

9) Integración en los modelos de negocio existentes. Aunque todas las empresas quieren comprender el impacto de sus gastos en Social Media, puede no ser fácil integrarlos dentro un modelo de mix de medios. Una buena campaña de social media puede manifestarse de formas diferentes, como incrementando la fidelidad del cliente y y por tanto su valor de vida. Incluir “indirect metrics” como el ruido o el sentiment puede ser una forma de capturar el comportamiento social.

10) Creación de producto. Los Social Media pueden ser una línea directa de comunicación con el consumidor final, y esto puede aprovecharse muy eficazmente en el diseño de producto, preguntándole al consumidor qué características prefiere, ayudando tanto a crear un producto atractivo para la mayoría como a construir un sentimiento de fidelidad con el usuario. Ejemplos de esto son Ideastorm, Vitamin Water y Fiat.

MTV une los culebrones y las Redes Sociales

MTV une los culebrones y las Redes Sociales

Marketing

Y no nos referimos a esos mensajitos que puedes enviar mientras disfrutas de “Paris Hilton´s My New Best Friend” (o cualquier otro programilla).

Vamos a hablar de una de las novedades que nos ha dejado el MIP TV, la feria audiovisual más importante del mundo, que se celebra, claro está, en Cannes. Es el “lugar” para presentar, comprar y vender todo tipo de nuevos contenidos, a través de todas las plataformas.

Una de las propuestas más destacadas fue la de Electus, la productora de Ben Silverman (ex de NBC, donde ayudó a desarrollar “The Office”, entre otras series de éxito).

Ben Silverman

Se trata de la primera “interactive telenovela” (así, en español en el original), que desarrollará para MTV. Y también una aplicación del famoso 360º a los contenidos televisivos.

“Pedro & Maria” se presenta como una actualización de “Romeo y Julieta”, lo cual no es precisamente muy novedoso, pero sí lo es su utilización de las Redes Sociales: la audiencia podrá sugerir cambios en la trama y qué dirección tomará la historia a través de sites como Facebook o Twitter.

Si hace poco hablábamos de la primera película de Facebook, aquí tenemos la primera serie de televisión – work in progress – actualizada por Social Media. El objetivo que busca Silverman es fundir los contenidos “old style” con las nuevas tecnologías, de una manera que atraiga a los jóvenes espectadores y ojo, permita a los anunciantes alcanzar consumidores potenciales a través de la web, ordenador o teléfono móvil.

“Creo en derribar muros, no en levantar barreras”, dice Silverman. Y hasta ahora, no le va mal: los primeros que han creído en el proyecto han sido los chicos de Procter & Gamble, que han acordado desarrollar contenidos creativos y de otro tipo específicamente para “Pedro & Maria”, al estilo de los comienzos de la tele, cuando las empresas solían patrocinar, en exclusiva, un programa. Por supuesto, con la diferencia de que ahora tiene su bajada 2.0.

“El timing lo es todo, y lo estamos haciendo para la audiencia apropiada, con los socios apropiados, de la manera apropiada”, concluye Silverman.

Posiblemente, no estamos hablando de la serie que derrocará a “Los Soprano” como la mejor de la historia, pero interesante parece, ¿no?

escuchalo en twitter

Escúchalo en Twitter

Marketing

Más y más cámaras. Alta definición. 3D… la historia de la televisión se puede contar a través de la evolución de las retransmisiones deportivas. Un esfuerzo constante por acercarse cada vez más a lo que está pasando, hasta que puedas “sentir” que estás allí.

Si lo que se pretende es “trasladar” al espectador, el siguiente paso lógico es que el espectador decida a dónde quiere trasladarse, y en eso estamos, en eliminar la barrera entre televisión (ves lo que otros te ponen) e Internet (tú decides qué quieres ver).Pero… ¿qué papel juegan las redes sociales en todo esto?

Hasta ahora, las han limitado a aportar un punto 2.0 algo mal entendido: es decir, te “permiten” meterte en Facebook y hacer comentarios del tipo “Gooooooool” o, como mucho, “el comentarista es un g*********”.

Y ya.

Bien es cierto que retransmitir un partido por Twitter, por ejemplo, está bien para compensar las decisiones de esa figura que nos enseñaban en la facultad, los gatekeepers. Porque es posible que una final regional de hockey sobre patines no interese mucho a ninguna cadena, pero siempre habrá alguien que podrá contarlo a base de mensajes de 140 caracteres. Y a eso se le llama “cobertura global”.

Redes Sociales 1 Mass Media 0.

Social Media TV

Pero hay otro punto que nos parece interesante: llegar a donde no llega nadie, por muchos micrófonos que disponga. Lo cuenta Ramón Trecet, en su blog en el periódico Marca citando la cobertura que realizó Pete Thammel, el enviado especial del New York Times a la final de la NCAA, la liga universitaria de Estados Unidos.

¿Qué tuvo de especial?

Pete no contó el “partido”, sino que, situado detrás de los banquillos, iba twitteando en tiempo real los comentarios de los técnicos. Del tipo “No puedes jugar asustado”, dirigido por el entrenador auxiliar de la Universidad de Duke a un jugador que se le escapó un rebote.

Lo que nos parece interesante aquí es lo que podríamos llamar el concepto de “simultaneidad”: poder estar en varios sitios al mismo tiempo. Porque un realizador de televisión dispondrá de cien cámaras, pero tiene que “pincharlas” de una en una. Por ejemplo, si quieres contar qué pasa en los banquillos, tienes que limitarte a un plano breve cada cierto tiempo. O, en baloncesto, a dedicarle un “tiempo muerto” a cada equipo. Pero mediante Twitter, puedes estar contando qué está pasando, justo cuando está pasando, desde todos los puntos desde que está pasando, simultáneamente: yo puedo “escuchar” a un entrenador y al otro al mismo tiempo, y cuando yo quiera, no cuando el realizador decida. Sólo tengo que abrir dos ventanitas en mi navegador.

Y eso, aportar una “información exclusiva” es lo que tiene más valor del mundo.